¡INDIGNAOS!

El sentimiento de indignación es el que hoy hemos tenido los padres de los centros concertados, y muchos más, de Aragón ante la negociación de los presupuestos del tripartito PSOE-Podemos-CHA. Después de varios meses de un vergonzoso tira y afloja que ha provocado una incertidumbre incomprensible, todo se ha reducido a mostrar una vez más la obsesión y animadversión de estos partidos por los centros concertados. ¡Cómo si con esto se fuera a arreglar la educación en Aragón! ¡Cómo si los padres que elegimos un centro de titularidad distinta de la pública cometiésemos un gravísimo pecado! ¿Este es el final del movimiento que comenzó Stéphane Hessel en 2010 con su libro “Indignaos” y que, paradójicamente, fue la semilla de Podemos?¿Este es el respeto que tiene el PSOE del gobierno de Aragón a la pluralidad educativa que también es defendida por parte de su electorado?

Es increíble que en el eje de estas oscuras negociaciones (¿de la “nueva política”?) esté el cierre de unas aulas de la concertada ¡hasta el límite máximo de 28!, después de negociar con los conciertos educativos como si de un bazar turco se tratase. Sepan estos políticos trasnochados y obsesivos que no, que no se puede negociar con el cumplimiento de la ley y que la renovación de los conciertos depende de la demanda social y esta demanda cubre todas las vías solicitadas tal y como se ha visto en el último proceso de elección de centro (curso 2016/2017). Los padres queremos y tenemos derecho elegir el centro educativo y no se pueden eliminar los conciertos por otra vía que no sea la modificación de la Constitución y de las leyes educativas. No jueguen con nosotros ni con el futuro de nuestros hijos, por favor.

Un resumen de estas ideas fue transmitido al periodista Chema Moraís del Heraldo de Aragón el martes 7 de marzo y que fue publicado al día siguiente (ver).

Deja un comentario