Despedida a Don Manuel Almor

Gracias, Don Manuel, es la palabra que en nombre de todas las familias a las que representa nuestra Federación, brota desde lo más profundo del corazón.
Por ser nuestro consiliario durante tantos años, por su disponibilidad, sus consejos, sus desvelos y sus oraciones en nuestros encuentros de padres.
Le echaremos de menos, aunque le seguiremos recordando, porque su legado de entrega generosa en cada una de sus tareas encomendadas permanecerá por siempre. Gracias.

Don Manuel Almor nació en Herrera de los Navarros el día 6 de abril de 1942 y fue ordenado sacerdote en Zaragoza el día 26 de marzo de 1966.
El día 5 de julio de 1966 inició su ministerio pastoral como Coadjutor de Mequinenza. En 1969 fue nombrado Ecónomo de Nonaspe y Encargado de Fayón.
Después de cursar estudios en la Universidad de Navarra, entre los años 1974 y 1991 fue destinado como Coadjutor a la parroquia de Nuestra Señora de Lourdes, en el barrio de Valdefierro. Durante este periodo, fue, además, profesor de religión en el Instituto Ramón Pignatelli; Responsable de los profesores de religión en la Delegación Diocesana de Enseñanza y Catequesis; Miembro del Equipo Director en la Obra Diocesana Santo Domingo de Silos; Actividades complementarias en el Teresiano del Pilar y en el colegio Enrique de Ossó; Adscrito a la parroquia de San Lino; y Capellán de la comunidad de Canonesas del Santo Sepulcro. La dedicación más prolongada de su ministerio sacerdotal la llevó a cabo, entre los años 1985 y 2006, como Delegado Episcopal en la Obra Diocesana Santo Domingo de Silos.
En 1999 fue nombrado Canónigo del Excmo. Cabildo Metropolitano, del que fue Deán entre los años 2007 a 2016. Entre los años 2006 y 2011, fue Delegado Episcopal de Enseñanza; y entre 2011 y 2022, Vicario General de la Diócesis, siendo nombrado, en 2020, Capellán de la Real Maestranza de Caballería y Consejero Espiritual de la Asociación Nuestra Señora de Salus Infirmorum. Entre el 12 de noviembre y el 12 de diciembre de 2014 ejerció como Administrador Diocesano en Sede Vacante, hasta la designación de Monseñor Vicente Jiménez Zamora como nuevo Arzobispo de Zaragoza.
El día 27 de junio de 2022, fue nombrado Vicario Episcopal para la Vida Consagrada, cargo del que no pudo tomar posesión canónica debido a su enfermedad.
El día 29 de julio de 2022, fue llamado a la Casa del Padre. Descanse en paz.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.